Inmersos en la era del IoT, tanto en el entorno empresarial como en el que atañe al más privado, muchas empresas y usuarios buscan las novedades tecnológicas que les permitan, en definitiva, disfrutar de una vida más fácil.

Una de estar herramientas es digital twin, o gemelo digital cuyo desarrollo acorta la brecha entre lo físico y lo digital.

Existe una urgencia en el desarrollo y despliegue de productos lo más rápido posible. Cada vez más fabricantes deben superar (y con nota) la complejidad del proceso de desarrollo.

Al desarrollar productos cada ves más complejos, y más inteligentes, los fabricantes necesitan una forma de comprender mejor sus productos, y lo logran a través del “gemelo digital”, que consiste en una representación virtual del producto, que integra un sistema de datos, modelos y herramientas de análisis aplicadas en todo el ciclo de vida del elemento final.

Las reglas cambian

Estamos viviendo el Internet of Things (IoT) y los productos que trata son cada vez más innovadores, más centrados en los datos e involucran más software que nunca.

digital twin

Digital Twin: el progreso

Simplemente, un gemelo digital es un modelo virtual de un producto, proceso, activo físico o servicio. Uno puede pensar en un gemelo digital como un puente entre el mundo físico y digital. Esta unión entre lo físico y lo virtual ofrece datos y rendimiento (físico) al modelo de simulación gemela digital (virtual). Esto proporciona datos sobre el ciclo de rendimiento de un producto.

Sin este ciclo cerrado, los modelos de simulación de productos utilizados en el diseño carecen de conocimiento del producto físico.

Con este ciclo cerrado, un modelo de simulación de producto (parte de su gemelo digital) permite el análisis de datos del producto a tiempo real, mejorar el diseño del producto y evitar problemas de desarrollo incluso antes de que ocurran.

Este ciclo cerrado evita los retrasos en el desarrollo y el tiempo de inactividad, supone nuevas oportunidades e incluso ayuda a planificar el futuro.

En última instancia, el gemelo digital acelera la línea de tiempo de desarrollo del producto a un coste más reducido.

Al poder trabajar con una representación digital de un producto físico, el gemelo digital permite a los desarrolladores de productos crear, probar, construir, monitorear, mantener y dar servicio a los productos en un entorno virtual. En resumen, el gemelo digital permite a las organizaciones cambiar a una vista centrada en las operaciones donde el mantenimiento proactivo y predictivo.

Desde Base10 os seguirmos contando novedades tecnológicas como esta, que afectan tan to a usuarios finales como a productores. Y tú, ¿te sumas a la nueva era IoT?

tecnologia-base10