Recientemente CEOE ha publicado un decálogo con ‘Recomendaciones para la Digitalización de las empresas’.

Este documento pone de manifiesto la evidente necesidad de que todas las empresas, con independencia de su actividad y tamaño, deben sumarse a la digitalización y para cuya implantación se realizan una serie de recomendaciones.

Pero vayamos por partes. Cada vez existe un consenso más amplio y generalizado de que:

  • La digitalización no es una opción, es una necesidad.
  • No es una finalidad en sí misma, es un medio para lograr el éxito o incluso la propia supervivencia.
  • Tampoco consiste solo en incorporar nuevas tecnologías, es un cambio total de cultura y de procesos extremo a extremo.
  • Las disrupciones digitales implican oportunidades, aunque puedan suponer amenazas.
  • No afecta solo a algunos, afecta a todos y a todo.

Actualmente, vivimos afectados por un cambio profundo en el mercado surgido por el impacto de las nuevas tecnologías digitales.

Esto implica ritmos más rápidos, creciente datificación, mayor globalización, intensificación de la automatización y eventuales disrupciones de negocio.

Para abordar estas necesidades hay al servicio de las empresas numerosas soluciones como Gestores Documentales, que permiten la digitalización de todo tipo de documentación, el archivado fácil que evita pérdidas y extravíos de documentos.

Desde CEOE afirman que: “Las nuevas tecnologías aceleran el ritmo de digitalización de todos los sectores. Todas las empresas sin excepción tienen que optar por liderar la digitalización o adaptarse al nuevo entorno digital.

No existe ninguna otra opción para poder afrontar los retos que presenta y capturar las oportunidades que ofrece. Obviamente, es preferible vivir en el nuevo mundo que morir en el viejo”.

Digitalizarse o morir, he ahí la cuestión

Desde Base10 te resumimos en 10 puntos las recomendaciones que CEOE menciona para sumarse a la digitalización:

  1. Debe desarrollarse una estrategia y un plan individualizados, que de respuesta a los retos y a las oportunidades de cada compañía en el entorno digital, con la intensidad y la temporalidad adecuadas a cada caso, poniendo al cliente en el centro de la transformación.
  2. El primer ejecutivo de la compañía debe ejercer el liderazgo digital apoyado, siempre que sea posible, de un equipo multidisciplinar que incluya la experiencia y los conocimientos comerciales, operativos y tecnológicos adecuados.
  3. Es preciso llegar a disponer de puntos de contacto digitales con clientes, empleados, proveedores y Administraciones Públicas. En particular, la relación con el cliente debe permitir la omnicalidad con rapidez y calidad de comunicación.
  4. Los procesos de negocio deben ser digitales extremo a extremo, en la medida que la naturaleza de la actividad lo permita.
  5. Debe estructurarse la recogida de información, tanto interna como externa, y fortalecer las capacidades para su análisis, para optimizar las relaciones con los clientes, la generación de productos y servicios y las operaciones.
  6. Se debe fomentar la innovación abierta y la colaboración con terceros.
  7. Se debe facilitar la disponibilidad del equipamiento y el talento necesarios para soportar la digitalización.
  8. Es conveniente adaptar la organización hacia modelos más planos, basados en grupos multidisciplinares que tengan la visión completa de la cadena de valor.
  9. Es preciso, paralelamente, evolucionar hacia una cultura digital, en la que debe fomentarse la flexibilidad, la creatividad y la agilidad.
  10. Se debe medir el nivel de digitalización y su evolución para poder supervisar el grado de ejecución y progreso, asi como poder identificar desviaciones y corregirlas lo antes posible con las correspondientes acciones.

recomendaciones-digitalización-ceoe-base10

Las tecnologías aceleran la transformación digital de todos los sectores y la digitalización afecta a todo tipo de empresas, sin excepción, aunque con distinta intensidad.

Es aquí donde surge la adaptación de la Insdustria 4.0 y la Transformación Digital de la que ya os hablamos en otro post.

La digitalización es necesaria para incrementar la productividad, la eficiencia y la competitividad de todas las empresas.

Además, para muchas será una oportunidad para entrar en nuevos negocios o mercados, para evolucionar de productos a servicios o para provocar disrupciones en mercados adyacentes, ya que fomenta la desmaterialización y la desintermediación.

Todas las empresas deben disponer de una estrategia y un plan para su digitalización, teniendo en cuenta que la digitalización no es una opción, es una necesidad.

Además, es preciso asegurar la disponibilidad de los medios necesarios para la ejecución del planteamiento para la digitalización y monitorizar su desarrollo.

Para ello, puedes contar con Base10, nuestros socios tecnológicos que están a la vanguardia del mercado y las últimas tecnologías emergentes.