Alta Disponibilidad de Aplicaciones y Entornos Productivos II

¿Cómo proteger entornos productivos críticos?

En nuestro primer post sobre Alta disponibilidad y protección de aplicaciones I, nos centramos en hablar de las bases para poder entender cual es nuestro objetivo, técnicas y herramientas disponibles, como los Snaps, backups, CPD.. nos ayudan a lograrlo, en definitiva tratar de obtener una idea general.

En esta segunda entrega, vamos a focalizarnos en cómo proteger estos entornos productivos críticos, aplicaciones que no pueden parar más que segundos y cómo recuperarnos ante desastres.

Para ello expondremos una serie de tecnologías disponibles, cómo adaptarlas a nuestras necesidades y qué beneficios y desventajas obtenemos con cada una de ellas.

Con la llegada de la virtualización, lo que antes era casi imposible, ahora es posible.

Y además, para rizar el rizo, ahora damos un salto adicional y añadimos cosas como Almacenamiento Definido por Software.

Partimos de la base que disponemos hoy en día de nuestra plataforma totalmente virtualizada a nivel de computo y red, y que disponemos de soluciones convergentes, donde computo-red-almacenamiento se encuentran separadas en entidades distintas.

Preguntas importantes:
– ¿Cuáles son los procesos más importantes y críticos a proteger?
– ¿Qué cantidad de datos podemos perder?
– ¿Cómo de rápido necesitas restaurar tus datos y como de complejo es?

¿Tienes respuesta a ellas? ¡¡Enhorabuena!! Nos podemos poner a trabajar.

Escenarios de fallo

Antes de pasar a la acción, vamos a definir los posibles escenarios de fallo que podemos afrontar y cómo protegernos ante ellos.

Si partimos del entorno tradicional, donde como comentamos, disponemos de nuestras entidades bien diferenciadas, con un entorno altamente resiliente y bien configurado, podemos encontrar las siguientes situaciones:
Fallo de un servidor: HA de Vmware mueve las máquinas que estaban en ese servidor a otro host o hosts y se recupera el sistema en minutos. Intervención manual no requerida. El riesgo es que se haya corrompido una máquina virtual, y tengamos que recuperarla de Backup.

Fallo de un elemento de red: consideramos red LAN y SAN. En este caso los componentes se encuentran redundados y no hay pérdida de servicio de ningún tipo.

Fallo en un componente del sistema de almacenamiento: los componentes de las cabinas se encuentran totalmente redundados, tanto a nivel de disco como de controladores, por lo que no hay pérdida de ningún tipo y el sistema no se ve afectado.

Fallo del sistema de almacenamiento: en este caso, dado que la ubicación de las máquinas virtuales se encuentra en la unidad de almacenamiento, el sistema se ve afectado de forma total, dando lugar a un escenario donde la producción para por completo. En este caso, si la unidad de almacenamiento no es recuperable, debemos disponer de sistemas de backup que nos permitan restaurar los datos y poder volver a la producción lo antes posible.

Ciertamente este escenario sería el peor y produciría las consecuencias más graves.

¿Qué opciones tenemos para protegernos frente a este escenario?

Para dar respuesta a esta cuestión, lee el siguiente post, en el que desde Base10 te contamos cómo proteger el entorno frente a todos estos posibles fallos.

Por Alejandro Suarep

1 pensamiento en “Alta Disponibilidad de Aplicaciones y Entornos Productivos II”

  1. Pingback: Alta Disponibilidad de Aplicaciones y Entornos Productivos III

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *